martes, noviembre 01, 2011

Oposiciones a Diputados y Senadores



Convocatoria libre (no restringida) para ingresar en las Cortes en calidad de diputado o senador, más de 500 plazas y vacantes que se produzcan, ambos sexos, desde 18 años, sin límite de edad, magníficas retribuciones, superiores a cualquier carrera universitaria. No se exige título, ni conocimientos especiales, sólo con saber ir y volver, basta. Si no tiene facilidad de palabra puede permanecer en las sesiones callado. Se le invita a la asistencia a las sesiones que se convoquen, pudiendo salir al pasillo en voz baja, leer el periódico o sestear. Si se decide por esto último, su vecino de estrado lo despertará a tiempo para que puede emitir el voto, ya que el señor que se ha desgañitado queriendo arreglar España merece un sí, o un no, según las instrucciones que haya recibido del jefe en el pasillo antes de entrar.
Es una carrera nueva, desconocida por muchos españoles, con un magnífico futuro. Si no sabe ni leer ni escribir, con solo saber cual es el botón que dice sí, o no, para oprimirlo cuando le ordenen, basta.
En las últimas Cortes, más de la mitad de los componentes no llegaron a hablar en defensa de algún asunto y esto, a pesar de la cacareada frase 'después de cuarenta años sin poder hablar'.
Una vez aprobada la oposición lo único que se le exige es que cumpla las promesas que hizo a los que influyeron para conseguir la plaza anunciada, pues lo contrario sería defraudar a los que en ustedes depositaron su confianza. Vía: Las Provincias