viernes, noviembre 11, 2011

Academias Oposiciones llenas de parados


Cada vez son más los parados que creen que la única puerta para salir del desempleo es opositar para hacerse con un puesto en las administraciones públicas. En las academias de oposiciones pacenses se ven a diario caras nuevas, y de todas las edades. Sólo en cuatro de ellas se están preparando en estos momentos casi un millar de personas.
Los responsables de estos centros de estudio coinciden en que el número de alumnos ha crecido a raíz de la crisis, pero lo que más ha cambiado en el último año ha sido el perfil del opositor.
"Antes eran personas que tenían claro que querían trabajar en esto, incluso muchos tenían trabajo, pero ahora son desempleados que están como locos por conseguir un puesto y se presentan a todo lo que sale", según explicó Roberto González, director de Cum Laude.
"Viene a diario a informarse gente de arquitectura, ingeniería y económicas, que siempre trabajó en la privada pero sus empresas han presentado un ERE y se han quedado en paro. Nunca pensé verlos aquí con esas carreras", señaló Mari Paz Rodríguez, directora de la Academia Cen.
Estos cambios han llevado también a las academias a adaptar su forma de trabajo e incluso a ampliar sus servicios. Se ha diversificado la oferta y flexibilizado el horario y se presta una atención más individualizada y personalizada, porque según el director de Cum Laude "se quieren presentar a todo lo que pueden y hay algunos que lo tienen que dejar unos meses porque les ha salido algo de trabajo y luego vuelven. Les seguimos preparando desde casa".
MAS PARA MENOS PLAZAS Pero la sorpresa que se llevan muchos de los que se acercan por primera vez al mundo de las oposiciones es que hay menos convocatorias y son más para repartir, además hay opositores que se preparan desde hace años y que tienen méritos, con lo cual la competencia es dura.
En Badajoz miles de personas se preparan para dos de las convocatorias más esperadas, la de Justicia y la del Servicio Extremeño de Salud (SES), previstas para el 2012. "Entre todas las categorías del SES se estima que habrá unas 120.000 instancias", según José María Generelo, responsable de la Academia Educo, quien recordó que no hace mucho tiempo coincidían convocatorias de la Junta, del Estado y de la Universidad de Extremadura, pero ahora se han recortado.
"Hay gente que se aferra a esta convocatoria del SES como si fuera la última oportunidad en muchos años. El cambio de gobierno en Extremadura ha generado cierta incertidumbre entre los opositores, piensan que el PP va a ser menos dado a sacar plazas pública, que es más proclive a lo privado", añadió.
El recorte de empleo público ha reducido en los dos últimos años un 60% las plazas que salían para la Guardia Civil y la Policía Local. "En los últimos dos años se han convocado sólo 200 plazas, con lo que es más complicado. Es más fácil conseguir una de las 10 convocadas para la Policía Local de Badajoz", según José María Generelo.
La incertidumbre también afecta a los opositores de Enseñanza, "hay un desánimo y una falta de ilusión generalizadas", según Mari Paz Rodríguez, directora de Cen Oposiciones, debido a los cambios en el temario de las oposiciones, del que ha salido un borrador nuevo que aún no se ha aprobado definitivamente, y a los recortes en las interinidades, "no es que no haya, pero ahora se miran con lupa las bajas, lo que hace que las listas se muevan menos".
No obstante, Nicolás González, encargado de la Academia Torrente Ballester, defendió que el éxito o el fracaso de un opositor depende mucho de su constancia. "Se suele emplear una media de 2 a 3 años en sacar una plaza, aunque excepcionalmente hay gente que ha tardado seis meses y también los hay que después de muchos años no la han sacado. Lo que no se puede es picar de flor en flor", añadió.
INTRUSISMO Pero no todos los opositores se matriculan en academias, son cientos los que se preparan por su cuenta o con algún amigo, bien porque prefieren ir por libre o bien porque tienen dificultades para pagar la academia, cuyos precios oscilan de los 40 a los 80 euros al mes, dependiendo del centro y la categoría profesional.
Nicolás González denunció que al amparo de la crisis ha aumentado el intrusismo en el sector, con la proliferación de academias ilegales en la ciudad. "Se aprovechan de las circunstancias y están dando clases sin cobertura de seguro y sin experiencia", señaló. Vía: La crónica de Badajoz

No hay comentarios: