miércoles, octubre 05, 2011

Reabren el caso de las oposiciones del Salud de 2007


La Audiencia Provincial de Zaragoza ha ordenado reabrir la investigación de las presuntas irregularidades en las oposiciones que organizó el Servicio Aragonés de Salud en el 2007 y practicar las pruebas que reclaman los médicos afectados, que incluyen el interrogatorio como imputada por prevaricación a la exconsejera de Salud del Gobierno de Aragón Luisa María Noeno.
También será citado en calidad de imputado el responsable de Recursos Humanos del Salud en la época en la que se tramitó el concurso, explicaron fuentes del procedimiento. Y deberán prestar declaración varias personas que serán llamadas como testigos.
El tribunal provincial ha dado, en un auto fechado el pasado 28 de septiembre, la razón al colectivo PAOS (Plataforma de Afectados por las Oposiciones del Salud), que recurrió el sobreseimiento emitido a principios del pasado mes de julio por la magistrada del juzgado de Instrucción número 10 de Zaragoza, que rechazó en una resolución conocida de forma simultánea la práctica de las pruebas. El recurso de la acusación particular contó con el apoyo de la Fiscalía, que también solicitó la reapertura de las diligencias.
DENUNCIA Fue precisamente el ministerio público quien había llevado el asunto al juzgado tras detectar que la oposición incluyó la adjudicación de una plaza en el proceso de movilidad voluntaria a la entonces directora de Atención Primaria del Salud y presidenta del tribunal que dirimió el concurso, Ana Esmeralda Lax Cacho. La denuncia iba dirigida contra ella y contra "aquellos que resulten en la tramitación de las correspondientes diligencias penales". Antes del archivo declararon como imputados
Antes de judicializar el asunto, la Fiscalía había abierto una investigación a raíz de una denuncia de PAOS. Este colectivo, integrado por los médicos que se consideran damnificados por la resolución de las oposiciones, ha protagonizado varias acciones de protesta.
PLAZAS Consideran que los anteriores responsables de la sanidad aragonesa utilizaron las oposiciones del 2007 para mover a médicos por los centros sanitarios de la comunidad de forma arbitraria, principalmente en dirección a Zaragoza.
También sostienen que la administración autonómica incumplió sus propias normas, que le obligan a sacar a concurso de forma equilibrada las plazas nuevas y los traslados. Sí cumplía ese requisito el conjunto de la oposición, que incluía, respectivamente, 63 y 64 puestos de trabajo. Sin embargo, el desequilibrio superaba eldos a uno en los tres sectores de Zaragoza, en los que la oferta fue de 39 movilidades y 17 plazas de nueva creación.
Vía: El Periódico de Aragón