miércoles, abril 27, 2011

Las oposiciones a maestros serán por la tarde o en fin de semana

Después de la polémica desatada tras el anuncio de que las 489 plazas opositoras de maestro —de las 2.200 prometidas— serán en otoño, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid informó ayer de que organizará los tribunales de las oposiciones de maestro por la tarde y/o fines de semana. Así, alegan, no perjudicará a los centros que las acojan cuando el curso 2011-2012 ya esté empezado. Los sindicatos, de nuevo, pusieron el grito en el cielo. Primero recriminaron que el hecho de que se celebren en otoño supone un «grave trastorno» para el funcionamiento normal de los centros. Desde Educación dijeron ayer que al ser 489 plazas, «no será tanto trastorno», ya que afecta al 0,8 por ciento del profesorado.
FETE UGT Madrid apuntó ayer en un comunicado que la idea de organizar los tribunales en dichos horarios es «incompatible» con Educación, aunque, como dijo la responsable de este área, Lucía Figar, se hace con otras oposiciones. Según el sindicato «esto supone que los miembros de los tribunales deberán trabajar dos jornadas durante todo el período de la oposición». «Además —continuaron— en estas condiciones, la oposición va a durar más tiempo». En condiciones normales «trabajando toda la jornada para la oposición, el proceso dura 5 semanas», explicó UGT, por lo que en períodos de tarde y fines de semana calculan que puede llevarles a «casi tres meses».
UGT considera difícil que puedan realizar los interinos un examen de oposición o los funcionarios formar parte durante horas de un tribunal «si tienen que hacerlo compatible con las horas de trabajo en el aula». En este sentido, UGT advirtió de que adoptará todas las «medidas legales y de presión» que sean necesarias «para evitar este nuevo ataque a los docentes y a la escuela pública en la Comunidad de Madrid».
La Federación de Asociaciones de Padres (APAS) de la Comunidad de Madrid Francisco Giner de los Ríos coincidió con la postura de UGT y calificó las consecuencias de las intenciones de la consejera como caóticas, con la consiguiente «ausencia de una parte sustancial del profesorado» y «la pérdida de un gran número de horas lectivas».

Romper el proceso

A juicio de la FAPA, este «caos» se prolongará posteriormente, cuando las personas que superen la oposición y consigan plaza se incorporen a los centros «y desplacen a quienes las ocupen como interinos». «Esto tendrá como consecuencia la ruptura del proceso educativo ya iniciado por el cambio de profesor e incluso el tutor en los grupos», reprocharon.
Según indicaron, a esto se sumará el «desajuste» en los centros privados, «que tendrán que suplir, iniciado también el curso escolar, a quienes se marchen a la enseñanza pública para ocupar su plaza de funcionario». «La FAPA no comparte los argumentos de la Consejería de Educación en el sentido de que de realizarlas antes sólo dejaría tres o cuatro semanas a los posibles opositores para prepararse el temario». Exige que las oposiciones se lleven a cabo en julio.  Vía: ABC