miércoles, enero 19, 2011

Proponen reducir el plazo estudio de una oposición


El Consejo General del Poder Judicial dibujó ayer de forma oficial las líneas que, a su juicio, deberán marcar la futura reforma del acceso a la carrera judicial. El pleno del órgano rector de los jueces aprobó un documento que respalda la propuesta de que los futuros jueces cursen un máster universitario -tal y como adelantó CincoDías- añadido al grado de Derecho para poder acceder al cuerpo, además de la realización de pruebas psicológicas y de idiomas.
El informe, realizado por un grupo de estudio presidido por el vocal Félix Azón, sienta las bases de una reforma que exigirá la modificación de la legislación actual. "Son las bases mínimas, el punto de partida para iniciar un proceso de cambio", explicó en rueda de prensa la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo. Bravo se refirió a una de las grandes novedades que el organismo hizo públicas ayer: la propuesta de "racionalizar" el elevado tiempo medio de preparación de las oposiciones.
El motivo es el descenso del número de opositores que se presentan a las pruebas para ser juez, el aumento de su edad media y el hecho de que, pese a ello, no deje de incrementarse el número de plazas que quedan sin cubrir. La portavoz del Poder Judicial quiso transmitir un mensaje de tranquilidad "a la gente que está preparando la oposición", porque -dijo- "siempre habrá un periodo transitorio".
Falta de atractivo
Según los datos del Consejo, actualmente la formación de un juez requiere un plazo medio de 13 años, cinco de ellos de preparación de la oposición. El 45% de los opositores se han presentado a las pruebas más de cinco veces, y un 11% lo ha hecho más de 10. La mayoría de los que aprueban -el 54%- lo hace en quinta convocatoria y ello redunda en un aumento de la edad media de los nuevos jueces. La media de las últimas dos promociones ha sido de 30 años.
El Poder Judicial ha constatado en los últimos años que las bolsas de opositores no dejan de disminuir y que ello parece deberse no solo a causas demográficas, sino al carácter poco atractivo del proceso de acceso a la carrera judicial. Las cifras no dejan lugar a dudas: si en 2001 se presentaron a las pruebas 5.374 personas, en 2008 -último año del que el CGPJ dice tener datos- los aspirantes a juez eran 3.580.
El pleno aboga por reformar el temario de oposición y adaptarlo a las exigencias prácticas de los jueces en sus primeros destinos. Además, se plantea que la preparación para las pruebas permita el acceso a otras profesiones jurídicas de quienes, por decisión propia o por cualquier otra circunstancia, no culminen con éxito el proceso de selección.
El informe aprobado ayer sugiere la realización periódica de una previsión a medio plazo de los puestos a convocar y que el tribunal de evaluación de las pruebas sea único y sus miembros sean seleccionados en función de su preparación y especialidad.
Para "atraer a los mejores" se sugiere también un cambio radical del modelo de prueba. De este modo, se "racionalizará" el temario y se realizarán tres pruebas en total -test, prueba escrita y prueba oral-. Además, se prevé la posibilidad de que el tribunal pueda realizar preguntas a los opositores.
El vocal Félix Azón hizo ayer hincapié en que ésta es la propuesta que hace el pleno "a la sociedad y al parlamento, que es quien tiene la potestad de modificar la Ley Orgánica". Azón anunció que hoy el Consejo se reunirá con las asociaciones judiciales para transmitirles la propuesta. Vía: 5 Días.