viernes, noviembre 19, 2010

El inglés obligatorio en las oposiciones

Diario de Navarra. Con el objetivo de potenciar el conocimiento de inglés del personal de la Administración foral, el Plan Internacional de Navarra recogió, el pasado año, una resolución de Función Pública para incorporar una prueba sobre esta lengua extranjera en las convocatorias de empleo público de los niveles A y B. Ya han sido 25 las oposiciones en las que se ha incluido esta medida (10 de nivel A y 15 de nivel B).


El proceso de 23 todavía sigue su curso y de las dos que ya se han resuelto, una de cada nivel, la prueba de inglés ha resultado determinante para conseguir la última plaza del turno libre.

Esta prueba, que se ha implantado en convocatorias del nivel A y B, se realiza con carácter no eliminatorio. Esto quiere decir que se aplica a todas las convocatorias y aquellos que la hagan podrán sumar el resultado a su nota y los que decidan no hacerla se quedarán con la puntuación obtenida en el resto de exámenes. El de inglés, oral y escrito, cuenta hasta un 10% y se realiza una vez se han aprobado el resto de las pruebas.


En las dos convocatorias que ya han sido resueltas, Traductor Intérprete de Vascuence (nivel A) y Diplomado en Ciencias Empresariales (nivel B), la nota del conocimiento de inglés ha conllevado algunos cambios en las puntuaciones totales de los aspirantes y, en ambas, ha sido determinante para la adjudicación de la última plaza convocada del turno libre.



Hasta aplicarse esta medida en las convocatorias de empleo público, el conocimiento de idiomas se valoraba de diferentes maneras. Existían pruebas que lo exigían en las bases como requisito, por lo que había que acreditar el nivel con un título oficial y un examen, y otras que lo puntuaban como mérito. En este segundo caso, se realizaba un examen y los puntos se sumaban a la nota final.


Diferencias mínimas

Por ejemplo, en el caso de la oposición de Traductor Intérprete de Vascuence se presentaron 50 personas para 6 plazas. Al final, superaron todas las pruebas 9 aspirantes. De estos, siete se presentaron a la prueba de inglés. Las notas en este examen oscilaron "del cinco y pico al nueve y pico". El director general de Función Pública, Gregorio Eguílaz Gogorza, indicó que la puntuación de la prueba de inglés sí que puede incidir en la distribución de las plazas. "Depende de los candidatos que se hayan presentado y la nota que tengan del resto de los exámenes, pero suelen darse diferencias mínimas por lo que la puntuación de otra prueba seguro que introduce cambios", aseguró Eguílaz.

En el caso de la convocatoria de diplomado en Ciencias Empresariales, salieron a concurso 23 plazas y se presentaron 642 personas. Aprobaron las pruebas 28, de las que 24 realizaron el examen de inglés. "En esta hubo más diferencias ya que los aspirantes sacaron en la prueba de inglés desde un 2 y pico a un 9 y pico. De momento no tenemos muchos más datos. En las convocatorias que quedan por resolver, ya veremos en qué número los aspirantes deciden realizar la prueba y cómo afecta a la puntuación total", añadió.