jueves, octubre 14, 2010

La crisis dispara el número de opositores

El empleo público es un valor que cotiza al alza. La crisis y sus efectos colaterales, como el desempleo y la precariedad laboral, empujan a cientos de riojanos, jóvenes que buscan su primer empleo y adultos que han perdido su puesto, a apostar por el empleo público como una forma de garantizarse un futuro.
De hecho así lo demuestra la última convocatoria de oposiciones del Gobierno de La Rioja celebrada el pasado sábado. 363 personas fueron admitidas para presentarse al primer examen con el fin de cubrir dos plazas de administrativo de la Administración general en turno libre, o lo que es lo mismo 181 candidatos optaban a cada uno de los dos puestos de funcionario. Y todo ello teniendo en cuenta que la retribución media en este caso es de unos 1.400 euros a los que hay que descontar el IRPF y la Seguridad Social, en función de cada situación personal.
En la oferta pública de empleo del 2009, las mismas pruebas congregaron a 448 aspirantes -85 más que este año- aunque entonces eran tres las plazas disponibles para administrativo; es decir, 149 candidatos por plaza.
Las cifras se multiplican cuando los puestos a cubrir son de auxiliar de Administración general. En el último examen celebrado dentro de la oferta del 2010 se admitieron 794 solicitudes para las cuatro plazas convocadas, lo que supone una media de casi 200 aspirantes a empleado público por plaza. En el caso de las oposiciones a subalterno los datos son todavía más ilustrativos. Las últimas pruebas congregaron a 329 candidatos por plaza.
Para el director general de Función Pública, Rafael Lores, la razón del incremento en el número de opositores radica, por un lado, en la existencia de una bolsa de personas que prepara oposiciones año tras año y «no es algo que surja de un día para otro», y por otro lado, en la situación de desempleo y crisis que lleva a muchas personas a intentar acceder al empleo público «con la intención y voluntad de conseguir un empleo estable».
Vía: larioja.com