jueves, mayo 27, 2010

El preparar una oposiciones es una larga carrera


Una vez te has decidido por el empleo público, sabes que te queda mucho trabajo por delante. Primero tienes que encontrar la convocatoria correcta, luego, preparar el temario, planificar unos meses de estudio y superar todas las pruebas y exámenes. ¿Listo para empezar?
Llegar a trabajar para la Administración pública es algo que uno debe plantearse con tiempo. Sólo los que se preparan a conciencia llegan a superar unas pruebas a las que cada año se presentan más candidatos. Por ello, el buen opositor se toma su tiempo, lo planifica y cuenta con un buen material de estudio, basado en publicaciones oficiales. Apuntarse a un curso preparatorio ayuda a seguir esa disciplina que nos puede conducir al éxito.
¿Cómo buscar la oposición?Las administraciones (estatal, autonómicas, locales) son las que, cada año, deciden cuáles son sus necesidades de personal. Esta información la publican en sus Boletines Oficiales. El Boletín Oficial del Estado (BOE), el Boletín Oficial de Islas Baleares (BOCAIB), el Boletín Oficial de la Junta de Castilla y León (BOC y L), el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), el Diario Oficial de Galicia (DOG), los Boletines Provinciales... Ahí es donde se publican las Ofertas de Empleo Público, puesto que esa información es absolutamente fiable. Desde el apartado Convocatorias de nuestro portal, lectiva.net, se recogen a diario estas ofertas.
En los Boletines Oficiales se indica la fecha en que se iniciará el proceso (convocatoria), se describen las normas o Bases y se enumeran los temas sobre los que tratarán las pruebas (Programa). También te interesa consultar los boletines para conocer las fechas de los exámenes y el plazo para inscribirte en el proceso selectivo: hay que realizar una instancia o solicitud al órgano que convoca la oposición para inscribirte a ella. La mayoría de estos trámites los realizan las academias que te ayudan a preparar las pruebas. Lo cierto es que Internet ha revolucionado este campo y hoy en día es mucho más fácil informarse de las convocatorias sin necesidad de acudir a la Administración a buscar el formato impreso de los boletines oficiales.

Las ventajas e inconvenientes


Prepararse para una oposición es una carrera de fondo. Hay que estudiar a diario durante semanas incluso meses para lograr ser funcionario. Sin embargo, estas dificultades también representan una ventaja: no se trata de una lotería, sino de algo que puedes lograr por ti mismo y con tu propio esfuerzo. Además, las pruebas se califican siguiendo criterios de igualdad, méritos y capacidad. Todos los opositores son iguales hasta que se demuestre lo contrario: sólo los más preparados entrarán en la Administración Pública. Es por ello que, además de estudiar, estarás más preparado si realizas simulacros de examen. Cuanto mayor sea tu conocimiento de las pruebas, más posibilidades de éxito.
Planificar los estudios

Antes de opositar a una plaza, es conveniente saber en qué consiste, para saber si de verdad te interesa. Encontrarás toda la información en nuestro canal de oposiciones.

Luego, una vez te hayas decantado por una opción, lo mejor es que decidas, en base al temario, las horas que dedicarás cada día a estudiar, con un mínimo de 2 al día. Calcula el tiempo que te queda hasta la fecha del examen, el tiempo que necesitas de estudio y haz tus divisiones. Si te lo tomas con ánimo y energía, este tiempo de estudio diario será un trabajo temporal que te puede conducir al trabajo de tu futuro. No te olvides de parar de vez en cuando, dar algún paseo o practicar deportes: para estar realmente concentrado es importante desconectar en algunos momentos. Si finalmente no superas las pruebas, no te desanimes: ya estás más preparado para las siguientes. Piensa que los errores se pueden corregir y son muchos los que no han aprobado a la primera. Si estás decidido, lo lograrás.