martes, marzo 09, 2010

La falta de paridad puede paralizar unas oposiciones


El Gobierno dicta normas, pero no resulta extraño comprobar luego cómo las infringe. Las oposiciones a notarías que deben dar comienzo hoy en A Coruña podrían quedar impugnadas por el incumplimiento de la Ley de Paridad en la composición del tribunal. Entre los siete examinadores elegidos sólo figura una mujer, cuando la actual legislación impulsada por este Gobierno exige una presencia equilibrada de hombres y mujeres, salvo que puedan existir "razones fundadas y objetivas debidamente motivadas" para lo contrario. Esta situación está provocando zozobra e inseguridad entre buena parte de los opositores, pues saben que se enfrentan a unas duras pruebas que probablemente luego queden anuladas, aunque tampoco tienen la certeza de ello.
En principio, son varios los aspirantes que se muestran decididos a impugnar, pues no aprecian causas "objetivas" para que el tribunal no se haya formado de acuerdo a la Ley de la Paridad. "¿Acaso no encuentran en toda España mujeres suficientemente preparadas?", se preguntan.
Este episodio, sin embargo, contrasta con la situación judicial en Galicia, comunidad que avanza a pasos agigantados hacia la igualdad, y donde las mujeres ya ocupan el 51,41 por ciento de los cargos de jueces y magistrados. El pasado año, de las 284 personas activas en Galicia en la carrera judicial, 145 eran mujeres y 138 varones. Y la evolución es todavía más significativa si se analizan los datos por tramos de edades, según los datos ofrecidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En el tramo de 20 a 30 años, las féminas cuadruplican a los varones, con un ocho frente a dos; en el tramo de 31 a 40 años la relación desciende significativamente hasta las 74 mujeres frente a los 32 hombres, y ya en el tramo de 41 a 50 años hay 50 mujeres frente a 53 varones. Y así va descendiendo la relación femenina con respecto a la masculina hasta el tramo de edad de 61 a 70 años, donde hay 18 jueces y magistrados y cero mujeres ejerciendo esas funciones

Vía: el correo gallego