miércoles, octubre 03, 2007

Nuestros examenes se los lleva el viento


Mi piano me ha costado más que el coche de mi hermana». Marina Ramírez es una gaditana de 24 años que ha finalizado sus estudios de grado superior de piano en el Conservatorio Manuel Castillo de Sevilla. Lleva estudiando música desde que tenía nueve años, por lo que le gusta decir que ha hecho «una carrera de 14 años».«Lo peor de este tipo de enseñanza es que es muy cara, mueve muchísimo dinero», explica Ramírez, cuya herramienta de trabajo le ha costado más de doce mil euros. Además de este problema, está el de que no todo el mundo sirve para progresar en el mundo de la música. «Al comenzar cada grado hay un examen, el más difícil es, como es lógico, el que te hacen para entrar en el conservatorio superior, muchos se quedan ahí», explica Marina, que indica que «sólo 20 personas entraron en el conservatorio superior de Sevilla el curso en el que yo lo hice».«Quizá lo peor es hacer el examen de acceso al Conservatorio superior, es donde se queda mucha gente. En una prueba normal puedes rectificar, haces un borrón y no pasa nada. Sin embargo, aquí si te equivocas quedas fatal. Nuestros exámenes se los lleva el viento, no puedes volver atrás. Además, tienes que tocar con un instrumento que no es el tuyo, lo que añade dificultad a un examen que se realiza frente a un tribunal», incide.Respecto a la cantidad de conservatorios que existe en la provincia de Cádiz, destaca que ha sido muy positivo que Jerez y La Línea hayan obtenido el grado medio. «Tenía compañeros que tenían que salir de clase corriendo -la mayor parte de las materias se imparten por la tarde- al acabar porque se les iba el último tren».Una vez que se ha concluido la carrera, las posibilidades son bien oposiciones para Secundaria bien oposiciones para el conservatorio, «porque de dar conciertos viven los de siempre: algún ruso famoso y poco más». De hecho, señala que ha conocido a buenos concertistas en Sevilla «que estaban como locos por una plaza de profesor». Marina, consciente de que los dedos de un músico no pueden parar, está en a la Academia Baremboin en Sevilla, donde ocupa el puesto de pianista acompañante. Allí trabaja con profesores de la StatKapelle de Berlín.
Vía: La Voz Digital
technorati.com,tag: oposiciones, exámenes
apuntes y exámes gratuitos para los opositores

No hay comentarios: