sábado, mayo 31, 2008

Consejos para memorizar mejor


Las reglas mnemotécnicas son casi siempre una especie de trucos lingüísticos que nos ayudan a recordar algo mejor, sobretodo en un momento (nuestro ansiado examen) en el que podríamos estar especialmente ansiosos; estado que no se producirá si seguimos las pautas aquí marcadas.
Una norma bastante sencilla consistiría en inventar un cuento, un refrán o una historia que nos ayude a memorizar datos. También existe la posibilidad de utilizar abreviaturas, acrónimos, imágenes o números, todo vale y el lenguaje está a nuestro servicio, sólo depende del uso que nosotros queramos darle.


- Técnica de la historieta: por aquello de que un ejemplo vale más que mil palabras. Para si queremos recordar fechas, números o similar:
Ej.- 007-727-180-7-10-2230-2300-2
El agente 007 subió al avión 727. Vio una azafata de 1.80 y decidió pedir un 7 up para poder hablar con ella. Vio su reloj eran las 10. El avión aterrizaba a las 22:30, la invitó a salir y quedaron a las 23:00. Cenaron y charlaron hasta las 2 de la mañana.
- Técnica de la cadena: relacionar las palabras de un resumen o un esquema mediante una sencilla frase que crearemos. Fácil no?
Ej.- Litio-Berilio-Boro-Carbono- Nitrógeno-Oxígeno- Fluor-Neón > "La BBC no funciona"
- Oración creativa: consiste en crear una palabra real o inventada, que nos sea fácil de memorizar, sobre un significado o contenido del tema.
Ej.- Aratota Puental: nos puede dar la pista del recorrido del Tajo (Aranjuez, Toledo, Talavera de la Reina, Puente del Arzobispo, Alcántara)
Otro truco (sin almendruco) interesante sería el de preveer las preguntas del profesor. Según vayamos estudiando, podemos plantearnos cuál sería el examen que nosotros pondríamos en el caso hipotético de invertir las profesiones. Hablar con compañeros nos puede ayudar a ello. Y sobretodo, si asistimos a las clases, el profesor suele dar pistar o hacer especial hincapié en algunos conceptos o temas determinados: repite insistentemente, utiliza la pizarra, se cerciora de que algo quede claro, etc.



miércoles, mayo 28, 2008

Consejos para realizar la entrevista personal


Las recomendaciones que se relacionan esquemáticamente a continuación son una enumeración básica para afrontar con un mínimo de garantías la entrevista personal. Son consejos de diversa índole, que no hay que desestimar. Son un conjunto que sólo será efectivo si somos capaces de aprender y aplicarlos todos. Son las siguientes:
- Máxima puntualidad.
- Vestimenta adecuada y discreta.
- No fumar durante la entrevista.
- Mantener una actitud relajada, natural e interesada, sin llegar a la camaradería.
- Utilizar un tono de voz enérgico / pensativo.
- No tratar de responder antes de que el entrevistador termine la pregunta. Organizar la respuesta y responder después de unos segundos. El silencio puede expresar control y confianza en sí mismo.
- Cuidar el territorio del entrevistador. No poner nada (carpetas, etc.) encima de la mesa.
- No hablar demasiado.
- No contestar con monosílabos.
- No enfadarse infantilmente ante preguntas que puedan parecer impertinentes. Son las reglas del juego.
- Fingir que se está pasando un rato agradable.
- Nunca decir que no se tienen defectos. Explicar los más inocuos y suavizarlos lo más posible.
- Convertir virtudes en defectos ("Soy demasiado exigente conmigo mismo", "Mi mayor defecto es que trabajo demasiado").
- Ser siempre muy diplomático en los comentarios, aunque el entrevistador haga juicios de valor sobre personas o instituciones.
En lo referente a la comunicación no verbal:
- Evitar posturas rígidas, pero no inclinarse demasiado hacia delante o hacia atrás.
- Evitar balanceo de pies o piernas.
- Procurar no cruzar piernas, brazos o dedos.
- Enfatizar las explicaciones con moderados movimientos de las manos, pero sin exagerar.
- Imitar en lo posible los gestos y posturas del entrevistador.
- No mirar de forma fija (constante) al entrevistador, lo que no quiere decir que cuando se intercambie una mirada, se haga directamente a los ojos del mismo.

Vía: Cartujo Factory
Técnicas de Estudios en : www.estudiaroposiciones.com

domingo, mayo 25, 2008

convocatoria 5000 plazas Oposiciones Policia Nacional


El Boletín Oficial del Estado núm. 122 de 20 de mayo, publica la Resolución de la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil -de fecha 5 del presente mes- por la que se convoca OPOSICIÓN LIBRE PARA CUBRIR CINCO MIL PLAZAS para el ingreso en la ESCALA BÁSICA DEL CUERPO NACIONAL DE POLICÍA, de las cuales se reservan 500 a militares profesionales de tropa y marinería que lleven 5 años de servicio como tales, debiendo acreditarlo con la certificación correspondiente.-


El plazo de presentación de instancias es de 20 días naturales, contados a partir de mañana, 21 de mayo, por lo que dicho plazo termina el próximo día 9 de Junio .


Dichas instancias deberán ser generadas entrando en la página Web del Cuerpo Nacional de Policía, http://www.policia.es donde, una vez rellenado el formulario, los opositores descargarán el impreso por triplicado, pagarán la tasa correspondiente en cualquier entidad bancaria y presentarán el ejemplar original de la instancia, con la tasa ya pagada previamente en cualquier Comisaría de Policía.

Exámenes , Temarios y Apuntes GRATIS en : www.estudiaroposiciones.com


jueves, mayo 22, 2008

Opositar solos o con preparador. Que es mejor.



Preparar una oposición es un proceso duro que podemos afrontar solos o con la ayuda de un preparador personal. La decisión dependerá de muchas circunstancias, lo que está claro es que es la segunda decisión a tomar tras decidir a qué opositamos.

Empezar a opositar es un proceso que conlleva un gran número de decisiones. ¿A qué oposito? ¿Trabajo o dejo de trabajar? ¿Estudio en casa o en la biblioteca? ¿Oposito por mi cuenta o me busco un preparador personal?

Esta última cuestión es algo que todo opositor se plantea antes de empezar a estudiar. Uno piensa si será capaz de estudiar por si solo, si tendrá la fuerza de voluntad necesaria o será capaz de encontrar el temario completo y actualizado y preparar los ensayos de exámenes.

Muchos valientes, puede que tu seas uno de ellos, deciden que sí, que son capaces. Tienen un gran tesón y una fuerte confianza en si mismos. Creen que podrán hacerlo, que se organizan bien y además tienen al mejor aliado a su favor: el tiempo.

Otros, puede que también muchos de los que ahora estáis leyendo este artículo, desde un primer momento, decidisteis que la mejor opción era preparar las oposiciones con un preparador. Sois de los que necesitáis un apoyo y alguien que os anime en los momentos más delicados, además de que consideráis que os preparará mejor para los exámenes porque os corregirá y orientará en su preparación y que también os aportará un temario más completo y actualizado del que vosotros podríais conseguir. Muchos trabajadores optáis, también, por esta vía ya que os supone una ayuda extra. Ya sabemos lo difícil que es estudiar y trabajar a la vez. Toda ayuda es buena.

Luego están los que escogen las dos vías a lo largo de sus vidas como opositores. Primero optan por estudiar “por cuenta propia”, como autónomos y al suspender vuelven a intentarlo “por cuenta ajena”, vamos, con un preparador personal que les guié en el duro camino.

Los dos caminos son buenos y ambos tienen sus espinas y cual es el mejor para nosotros sólo lo deciden nuestras circunstancias. Ambos tienen sus ventajas.

Estudiar por nuestra cuenta es más barato. Eso es obvio. Los horarios los marcamos nosotros y el temario está personalizado ya que somos nosotros mismos los que decidimos que estudiar más y que menos, que bibliografía nos encaja más o que temas tienen más o menos importancia.

Por otro lado, preparar las oposiciones con un preparador personal te asegura un temario actualizado, que te informen sobre convocatorias, alguien que corrija tus ensayos de exámenes, una persona que te anime en momentos bajos, que te oriente qué es más importante y qué es paja y, algo muy importante, tendrás a quien preguntarle tus dudas.

Vía: opositor.com ; technorati,tag: oposiciones academias
Temarios y Apuntes, Exámenes GRATIS en: www.estudiaroposiciones.com

lunes, mayo 19, 2008

La triple prueba de Natalia




Alejandro tenía que haber esperado un poco más, pero decidió nacer sin previo aviso una semana antes, justo cuando faltaban unas cuantas horas para que su madre, Natalia Torres, se examinara de las oposiciones para auxiliar y administrativo de la Junta de Andalucía. "El ginecólogo nos había prevenido de que a lo mejor se adelantaba el nacimiento. Por eso empecé a llamar para ver si había alguna posibilidad de hacer los exámenes si me ponía de parto".Primero le dijeron que no, pero ya en el hospital, su profesor del Centro Preparador de Oposiciones (CPO), Antonio Pozo, "a quien estoy agradecidísima", hizo una última gestión. "Parecía que no iba a ser posible, pero 30 minutos después me llamaron de la Junta de Andalucía y me dijeron que vendría un examinador al hospital". Ha sido la primera vez que la Consejería de Justicia y Administración Pública autoriza que se realicen pruebas a opositores en un hospital.Y allí estaba ayer el examinador, a las 11:00 de la mañana con el material para hacer el examen de auxiliar administrativo. "Menos mal que el niño es muy tranquilo y he podido hacer el examen sin ningún contratiempo durante los 90 minutos que ha durado", explicaba ayer Natalia. Como ya puestos a estudiar, Natalia también se había preparado las oposiciones para administrativo, a las cinco de la tarde se volvió a repetir la operación."Estoy muy contenta, todo ha salido fenomenal, aunque llevo tres días sin dormir y he pasado unos nervios terribles porque tenía los exámenes y el parto se complicó un poco. Pero el niño está muy bien y con un poco de suerte aprobaré". Natalia, de 28 años, empezó a prepararse ambas oposiciones hace un año, tras quedarse en la bolsa de trabajo de la Junta de Andalucía en las oposiciones que se convocaron para 2005, sólo unos meses antes de que naciera su primer hijo, que ahora tiene 21 meses.


Como Natalia, ayer se examinaron en Málaga 6.302 opositores que aspiraban a ocupar alguna de las 1.190 plazas de la Oferta Pública de Empleo de 2006 y 2007 de la Junta de Andalucía para el cuerpo general administrativo o como auxiliares administrativos. En conjunto se ofertaban 794 plazas para administrativos y 396 para auxiliares. Entre los casos particulares que se han registrado entre los opositores figuran un invidente que ha realizado el examen por el método braille y tres sordomudos que han necesitado la ayuda de un traductor del lenguaje de los signos.
Vía: malagahoy.es
technorati,tag: oposiciones
Exámenes y tests . Recopilación en www.examenesytests.com

Que debes tener en cuenta al elegir una oposicion


El opositor debe valorar el temario o programa oficial que debe prepararse, así como la superación de otras pruebas. Su estudio y superación serán la clave para conseguir este empleo.Además, debe estar bien informado sobre cómo funciona el sistema de acceso y, por tanto, valorar:
Posibilidades reales de sumar puntos en la fase de concurso.
Si las plazas son de acceso libre.
El número de plazas.
El tiempo invertido en preparar las pruebas, realizando un plan de estudio realista.Otro valor, tan importante como los anteriores, es la titulación que se posee y la que se requiere para poder participar en las pruebas, pero ésta última no debe significar un obstáculo para presentarse, pues en muchas ocasiones la titulación requerida es certificado de escolaridad o graduado escolar.Por último, destacaría el hecho de que se consigue una profesión: La Administración oferta un abanico amplísimo de plazas: desde peones, albañiles, cuidadores, pasando por personal sanitario, hasta personal facultativo o de grado superior. La diversificación de empleo es enorme.

jueves, mayo 15, 2008

Promesas electorales sobre empleo publico


Zapatero ha ganado las elecciones y esto conlleva determinadas consecuencias para los opositores, unas mejores que otras. El gasto público aumentó en su última legislatura y esto supone también más empleado público. Su programa electoral prometía grandes actuaciones, muchas de ellas vinculadas al incremento de plazas. ¿Cumplirá sus promesas?
Que un partido de izquierdas conlleva determinadas cosas, nos gusten más o menos, ya lo sabemos. El gasto público aumenta y, también, las políticas sociales, lo que supone un amplio número de funcionariado que aplique todas las nuevas normativas. En la pasada legislatura esto ya se vio.

En la última legislatura hubo un importante incremento del gasto público. Especialmente en Sanidad, a la que se dedicaron 8.000 millones de euros de financiación. Prometió mucho y muchas cosas se cumplieron.

2004-2008 fue una buena legislatura para los opositores. En los cuatros años hubo una oferta de empleo público de 134.208 plazas. Si lo comparamos con la última legislatura del Partido Popular, la diferencia es notable. De 2000 a 2004 la oferta de empleo público fue de 98.047 plazas.


También duplicaron el presupuesto de seguridad y se incrementó en 17.000 efectivos la Policía y la Guardia Civil.

En referencia al funcionariado de Justicia, se ofertaron 1.100 nuevas plazas de Jueces y Fiscales, el doble que en la legislatura anterior.

En el programa electoral, el PSOE habla de tres ejes fundamentales que pretenden desarrollar en los próximos cuatro años. Los tres pueden suponer un incremento de plazas para formar parte del funcionariado, ya sea local, autonómico o estatal.
Estos tres ejes son:


Ampliación del Estado de Bienestar. Cualquiera, incluso un idiota, sabría que si esto es real necesitan un gran número de empleados públicos para conseguirlo. Sólo con una red pública fuerte pueden crearse los requisitos necesarios para tener un Estado del Bienestar en condiciones que iguale a determinados países europeos.


La modernización de España. Este concepto es vago, muy vago pero sin meternos en el concepto político que lleva implícito, puede suponer tanto plazas públicas en sectores como la Investigación y la Educación como una mejora de las condiciones laborales.


El tercer eje es la garantía y mejora de la convivencia y la cohesión social. en su intento de llevarlo a cabo, por lo menos, se ampliaran el número de plazas en seguridad, instituciones penitenciarias, Administración, etc.


Se conseguirán estas expectativas y repercutirán efectivamente en la creación de empleo público?



technorati,tag: oposiciones



Recopilacion de examenes y tests

http://www.examenesytests.com/

Esta web recoge la recopilación de exámenes de oposiciones de todas las clases (docentes, fuerzas y cuerpos de seguridad, ayuntamientos, auxiliares administrativos, sanidad, justicia..etc)

También una colección de tests de la constitución española con soluciones.

Como complemento videos de oposiciones, tests de personalidad, inteligencia , psicotécnicos,etc


tecnorati,tag: oposiciones, examenes

viernes, mayo 09, 2008

El reto de preparar oposiciones trabajando


El currela oposita



Cuando uno decide opositar, independientemente de cuales sean los motivos, debe tomar una dura decisión que supondrá una forma u otra de preparar oposiciones. Trabajando, muchos piensan que es imposible, pero no te lo creas. Preparar oposiciones tras la jornada laboral es duro, sí, muy duro, pero también tiene sus ventajas.

A veces, las circunstancias de la vida te imposibilitan preparar oposiciones en exclusiva, otras veces, es más bien una decisión personal. Todos sabemos que el sacrificio que supone estudiar después del curro es mil veces mayor, pero también, hay que tener en cuenta que estar encerrado en casa estudiando tiene consecuencias muy negativas para la moral. Ninguna de las dos vías es fácil de seguir.

Pero bueno, si por lo que sea, tu opción es esta: “Trabajas y opositas”, sin duda, este es tu artículo.

Lo primero que debes asumir es que opositar en tu situación es SACRIFICIO+ SACRIFICIO. Hay que asumir que tendrás menos tiempo libre y que tu ocio está supeditado a tu estudio. El tiempo libre será un privilegio que deberá limitarse a pocas horas semanales pero tendrás la tranquilidad de no necesitar con urgencia aprobar la oposición, currar aporta dinero mensual, y eso relaja.

Has de tomártelo así, agobiarse no sirve de nada y, como explicamos en el artículo anterior, el éxito en las oposiciones es la motivación, la planificación y la constancia. Si sigues estas máximas, conseguir tu plaza sólo es cuestión de tiempo. Puede que te cueste un año más de lo habitual, pero ¿qué prisa tienes?, piensa que tu primer día de funcionario será un orgasmo laboral, todo habrá merecido la pena.

Lo más importante es estar motivado, y en el caso de los currantes, es difícil no estarlo. Compara tu vida laboral actual con la que aspiras a conseguir, y eso cada mañana al levantarte, cuando llegues a casa, cuando tengas que ponerte a estudiar, cuando tengas que decir no a una cita. De verdad, tú no tienes que automotivarte, la vida te motiva por sí sola.

El único momento de flaqueo puede devenir si piensas en el tiempo que debes dedicar, pero hazme caso, muchos trabajadores han opositado y ahora son funcionarios. ¡No es imposible! Hazte a la idea de que si estas preparando oposiciones para el grupo D y C, deberás dedicar como mínimo entre año y medio y dos años. Si tu oposición es el de grupo B, ya será algo más de tiempo.

Es indispensable calcular los años que vamos a dedicar a prepararnos. La planificación es imprescindible para todo opositor, pero si trabajas mucho más. Será la clave de tu éxito o fracaso. Necesitas repartir todas las tareas básicas del estudio en el tiempo en el que dispones. Recuerda, el famoso tablón de la semana pasada.

La ayuda y comprensión familiar son los puntos de partida. Esta decisión debe ser consensuada. Necesitas su apoyo. No voy a negártelo, si vives solo, estás algo fastidiado. Trabajar, estudiar y hacer las tareas de la casa uno mismo, es duro, muy duro, y además el día tiene sólo 24 horas y por suerte, o por desgracia, el ser humano tiene que dormir entre 6 y 8 horas para ser uno mismo. Necesitarás toda la ayuda del mundo, el currante que oposita está exento de las tareas del hogar, hacer comidas, lavadoras, etc, etc, etc. Si eres la pareja, la madre, o compañero de piso de un currante opositor, que Dios te pille confesado, aunque la recompensa también te llegará, aunque sea de forma indirecta.

Las horas de estudio deben regularse en función de nuestra jornada laboral. Si eres de los miles y miles de españoles que siguen teniendo la tediosa jornada partida, no desistas. Normalmente, los que tenéis jornada partida lo dais todo por perdido, pero te equivocas. Tienes la motivación sobrada para estudiar lo que haga falta, soñar con las siete horas seguidas, los moscosos, asuntos propios, reducciones de jornada, permisos de maternidad y paternidad, es la mejor forma de concienciarse para estudiar como mínimo dos horillas diarias. Sí, este ha de ser tu ritmo. Después de cenar debes dedicarle al estudio como mínimo dos horas antes de irte a dormir y, por supuesto, el fin de semana has de dedicarle alrededor de 6 horas, ampliables a medida que se acerque la fecha de los exámenes.

Si tu jornada es completa pero de mañana, lo mejor será es que estudies cuatro horas, eso sí, después de comer y algo de siesta, sin descansar no rendirás como necesitas. El horario perfecto sería entre las cinco y las nueve de la tarde; y, no pienses que es suficiente, dedícale también cuatro horas en las mañanas de los sábados y los domingos, así tendrás, las tardes del fin de semana para tu relax. En el caso contrario, jornadas de tarde, lo ideal es seguir este mismo plan pero estudiando las cuatro horas por la mañana, de ocho a doce.

Muchos opositores que viven con sus papis y no necesitan la pasta, te dirán que es poco tiempo de estudio, pero mira, hay que relativizar las cosas, “todo es cuestión de tiempo” pero el resultado es el mismo.

Para que no te entren ganas de abandonar, o pienses que estas condenado al trabajo basura de por vida porque el estrés te pueda y creas que si sigues este ritmo, un día vas a saltar por la ventana, cógete un fin de semana libre al mes. Intenta no variarlo, que sea siempre el mismo, y mientras lo estés disfrutando ni se te ocurra pensar en las oposiciones, y mucho menos en el trabajo. Es sólo para ti, que nada interrumpa tu momento sagrado de ocio.

Como te imaginarás, cuando se acerquen los exámenes, este fin de semana desaparecerá. Pero, oye, ¿qué quieres?, te lo juegas todo y eso requiere un sacrificio mayor y si tienes suerte y has sido constante, puede que hasta sea el sacrificio final.

Luego existen pequeños trucos para recordar datos, utilizar todos los momentos del día por pequeños que sean. Muchos opositores trabajadores los han utilizado, y por qué no, ahora es tu momento. Unos son más útiles que otros, pero todos sirven.

Uno que ayuda con las palabras e ideas clave son las notas. Dirás, pero ¿qué narices es eso de las notas? Algo tan fácil como ponerte notas por toda la casa. Las más útiles son las de la nevera y la de los espejos. ¿Cómo? No, el que escribe esto está cuerdo de momento, y te lo dice con sinceridad.

Si cada vez que vas a la nevera, a por agua, un refresco o una cervecilla, o tal vez a por un trocito de longaniza, una rodaja de chorizo, o una loncha de queso ¿a que te he pillado, eh?, recuerdas y memorizas palabras fundamentales de los temas que estés estudiando esos días, pues mejor que mejor, no has desperdiciado ni un solo segundo, y de eso se trata, ¿no?

¿Y el espejo? Sencillo, todos los días, te lavas los dientes, te peinas y te afeitas o maquillas frente al espejo, ¿por qué vas a dejar que tu neurona se duerma en esos procesos? Que se ponga a currar, que con tanto que memorizar no puede dormitarse.

Puede que a tu familia le desquicien los papelillos pegados por todos los sitios, pero que menos que comprensión. Nadie dijo que convivir con un opositor fuera fácil, y si encima trabaja, peor. Nada, paciencia.

Otro truco sencillo, pero para algunos muy duro, es dar por finalizada, por un tiempo, la lectura diversa en la cama. A muchos nos gusta leer antes de dormirnos, y eso es una baza a nuestro favor. Hazte los temas leíbles en breves páginas y, todos los días, todos, todos los días, antes de irte a dormir, léelo, imaginándote que es un capítulo de una buena novela.

Luego, está el método que considero imprescindible. Grábate los temas en el MP3 o en el IPOD. Léelos en voz alta, clara y, sobre todo, sin correr, si no la grabación no valdrá para nada. Intenta que sean lo más parecidos posibles a como los desarrollarás, si es que tienes prueba de tema a desarrollar, y sí no, tienen que ser un buen resumen, con todos los datos importantes, eliminando la paja que nos aleja de lo esencial. Para dar el tema por bueno, escúchalo una vez, si consideras que no es imposible de entender y lo sigues con facilidad, ya lo tienes. Si no es así, vuelve a grabarlo hasta que des por optima la escucha.

Una vez que lo tengas, escúchalo siempre que puedas, yendo a trabajar, en el autobús, sacando al perro, … Muchos, incluso, duermen con ellos para tenerlos de fondo. Esto puede ser una exageración, necesitas descansar, y tener los temas de fondo, es algo cansino.

No creas que escuchar los temas es algo en balde. Es un sistema que funciona, siempre se quedan cosas, o ¿te has puesto alguna vez a estudiar en profundidad alguna canción? Normalmente, la música se aprende a base de escucharla, pues esto, lo mismo, sólo que con esfuerzo extra.

Estos métodos son muy utilizados por los interinos. Ya que los interinos no dejan de ser opositores currantes. Su situación puede parecer ventajosa, pero, no. Si un trabajador opositor primerizo abandona, pues no pasa, relativamente, nada. Sigue con su trabajo de siempre, y ya está, sigue pagando facturas, hipoteca, comiendo,…, vamos, lo que hacemos todos. Pero, un interino, sí, no voy a negarlo, con buenas condiciones de trabajo, no puede dejar de opositar. Es un constante opositor hasta que consigue plaza. No puede abandonar, o se quedará sin trabajo, y sin trabajo no hay sueldo, y sin sueldo, ya sabemos que pasa sin sueldo.

Los interinos también tienen que aguantar lo suyo. Te suelen decir ¡Jo, que suerte tienes, no has aprobado y trabajas como funcionario! Ja, es duro, es ser un eterno opositor. Es tener la miel en los labios y seguir opositando es la única forma de no tirar por la borda la buena vida del funcionario conseguida.

Pero en estos casos, la motivación para el esfuerzo es extra. No sólo debo estudiar para conseguir la plaza en propiedad, si no que mientras trabajo (es verdad que me canso como los demás), consigo puntos que me acercan a mi objetivo. No te desmotives y, fundamental, oídos sordos a palabras necias.

Vamos, resumiendo, opositar y trabajar a la vez no es una locura. Sólo es algo más difícil. Aunque también tiene sus ventajas. No desconectas del mundo y sigues relacionándote con gente aunque sea en el curro. Un opositor en exclusiva vive al margen de la sociedad, en una realidad paralela que a veces lo desmotiva.

No lo olvides, hay una regla básica para el currela que oposita, el tiempo necesario para aprobar es inversamente proporcional a la motivación que se posee. Es simple, es menos fácil conseguirlo pero más difícil desmotivarse.




Visita tambien la bitacora de oposiciones:



technorati,tag:oposiciones

jueves, mayo 08, 2008

oposiciones sospechosas

Falla la transparencia en la actuación de las administraciones y los ciudadanos se ven obligados a exigir el derecho ante la Justicia. De resultas de las frecuentes advertencias desde el juzgado de la mala praxis de los organismos oficiales, la sociedad tiende a apreciar que el trapicheo se enseñorea de las dependencias oficiales. Y es que un mal ejemplo anula una actuación positiva de conjunto. En esta situación se encuentra la Diputación de Valladolid, a la que una sentencia del TSJ obliga a explicar la puntuación de una oposición realizada en el 2000 para cubrir 23 plazas de técnico de Educación Cultural. En el examen se actuó con irregularidad, y surge la duda de si lo ocurrido es incompetencia, grave en sí misma, o es un acto arbitrario donde se enmascaran otras cuestiones. La presencia entre los beneficiados de un primo del presidente de la Diputación afea un asunto que tiene que interesar aclarar a Ruiz Medrado, ya que la mala imagen no siempre es igual a ilegalidad. Los efectos de estos tejemanejes recaen en ciudadanos bienintencionados que o se quedaron sin puesto de trabajo o en esta tesitura tiene el obtenido en cuestión.
Vía: El Norte de Castilla
Técnicas de Estudios en http://www.estudiaroposiciones.com/
technorati,tag: oposiciones

martes, mayo 06, 2008

Oposiciones con examenes orales. Consejos



1. Antes de un examen oral


· Llegue antes de la hora, tomando un amplio margen para imprevistos de tráfico.


Si letoca «cantar» el primero del día, debe llegar con media hora de antelación,aproximadamente. Todos los que se examinen ese día, es conveniente que estén a lahora del comienzo. Tenga en cuenta que algunos opositores no se presentan, y corre elturno; otros, se levantan, y el turno se adelanta; en ambos casos, si no está presentecuando le toque, pasará su turno. Sería una lástima desperdiciar tantos meses detrabajo por un descuido así...


· Relájese para rebajar el nerviosismo, utilizando alguna técnica sencilla,como la respiración profunda.


· Asista al examen de otros opositores para: comprobar la calidad de sus exposiciones, habituarse a la sala, huir de los errores de ellos, imitar suspuntos fuertes, conocer el comportamiento del tribunal (tipo depreguntas que hace, anotaciones, comentarios, actitud, gestos, etc).


· Cuide su presentación personal (vestido, peinado, aseo, etc). Estos factores influyen en la primera impresión del tribunal sobre usted: es elllamado «efecto umbral», que consiste en que la primera impresión quesobre el opositor se forma el tribunal influye en su manera de evaluartoda su exposición (lo mismo ocurre, por ejemplo, en las entrevistas detrabajo). Lo ideal es que su presencia no llame la atención, para que losmiembros del tribunal se fijen exclusivamente en su exposición.


· Evite repasos de última hora (en el autobús, en el metro, en lospasillos...). Generalmente, esos repasos tienen un efecto perverso:ponerse más nervioso.2. Durante un examen oral· Muestre seguridad en usted mismo y dominio del temario. Seguridad ydominio causan muy buena impresión y alta valoración por los miembrosdel tribunal. Citar la opinión de autoridades de reconocido prestigio, esimportante en las oposiciones a Cuerpos del Grupo A, pero sólo si lasconoce de primera mano porque haya leído su obra; en caso contrario,corre el riesgo de emitir una cita incompleta o sacada de contexto. Por lotanto, si tiene dudas, lo mejor es no citar. Acaso pueda decir: «un sector de la doctrina...». De todas formas, tenga en cuenta que lo más importante es lo que diga, no quien lo diga.


· Capte la atención del tribunal, es decir, consiga que sus miembros sigan su exposición atentamente. Para ello, cuide su dicción, de modoque sea clara, pero no demasiado rápida ni excesivamente pausada.Cambie de tono, pues la monotonía produce somnolencia. Haga leves pausas. Cambie de velocidad (acelere-frene). Enfatize.· Sea convincente. En el examen oral no basta con decir cosas: hay que«transmitirlas» al que escucha. Para ello: hable con claridad, con el tonode voz adecuado, con decisión, sin rehuir la mirada, con los gestos... Esdecir, debe hablar como si fuera el que más sabe sobre el tema, comosugiriendo que sabe más de lo que expone (pero que no se puedeextender más, por falta de tiempo).· Distribuya el tema en el tiempo de exposición. Si se pasa, el tribunal lecortará. Peor aún es que no agote el tiempo: se interpretará como faltade conocimientos sobre el tema. Lo ideal es que ocupe todo el tiempo yque éste no se quede corto.· No se venga abajo. Tenga en cuenta que los miembros del tribunal notienen, generalmente, un esquema previo o preconcebido del tema. Porlo tanto, ante un olvido u omisión suyos, no se desanime ni se corte; alcontrario, siga adelante y luego (si lo recuerda) se podrá referir a ello.· Evite dogmatismos. su exposición debe basarse en argumentacioneslógicas, en la autoridad de personalidades en la materia, enexperimentos o estudios realizados, etc. ¡No se las dé de «sabelotodo»!Ello provocaría rechazo en los miembros del tribunal.· No polemice con el tribunal. En la polémica, sólo podría haber unperdedor: el opositor.· Mire a los miembros del tribunal. La mirada huidiza y cabizbaja sólorevela miedo e inseguridad, que el tribunal valorará negativamente.· Cuide el principio y el final de su exposición, ya que son los momentosque más influyen en la opinión de los miembros del tribunal. Ello,naturalmente, sin merma de que toda su exposición debe serconvincente.


Vía: oposiconesytests.com
Consejos para tus oposiciones en: http://www.estudiaroposiciones.com/
technorati,tag: oposiciones examen oral

jueves, mayo 01, 2008

Trucos para preparar con exito una oposicion



Preparar unas oposiciones, no empieza por estudiar, aunque eso ya lo señalamos hace dos semanas. Una vez que escogemos la oposición hay que dar pasos seguros antes de ponernos a estudiar, pasos que pueden definir el éxito o el fracaso en nuestro propósito, no consiste en aprobar, sino en conseguir UNA PLAZA.
¡Qué bonito suena! ¿Verdad? ¡Pero cuanto queda aún para eso!
Vamos a ser realistas, comenzar a opositar supone dinero, sí, puede que hasta bastante, nunca se sabe. Primero tienes que buscar un preparador, el temario y todas aquellas cosas imprescindibles para empezar a estudiar, esas que te facilitarán las cosas cuando tus codos lleven ampollas y tu mirar al horizonte no suponga una puesta de sol sino un montón de folios con letras negras, algunas iluminadas con colores llamativos y anotaciones a los lados con una letra indescriptible.
El comienzo del estudio no puede producirse hasta que no tengamos acondicionado el lugar. Ese cuarto de estudio que se convertirá en nuestra pequeña cárcel o celda de castigo que nos promete un futuro seguro, lo de brillante, ya depende de cada uno y sus aspiraciones. Además, debes dedicar una mañana a preparar “tu vuelta al cole” particular. Hay que ir a comprar material como si tuvieses 10 años y fuese septiembre, bolígrafos, iluminadores, y lo que yo considero fundamental, un tablón de corcho. Sí, de estos que había en la clase para las notas, las excursiones a la nieve, etc.
Ahora, piensas, no sé quien escribe esto pero está un poco loco. Bueno, piensa lo que quieras pero lo del corcho es eficaz. Si yo fuera tú seguiría leyendo, puede que te interese.
El tablón es la clave de la organización y la planificación. El éxito en unas oposiciones es la suma de la planificación, la dosificación y la constancia. La motivación, fundamental para poder aguantar todo el sacrifico que supone preparar una oposición y protagonista de los dos artículos anteriores, sola, sin esfuerzo, es igual a nada. El estudio es lo que nos hace funcionarios, pero claro, estudiar sin motivación es imposible. Ambos conceptos se necesitan, se retroalimentan el uno al otro.
El tablón va a ser nuestra guía para preparar las oposiciones. Nuestro espejo en el que felicitarnos por los éxitos y castigarnos por los fracasos. Primero haremos dos listas que colgaremos en nuestro preciado tablón. La primera señalará en letra pequeña pero clara todos nuestros puntos débiles y deficiencias y al lado de cada punto escribiremos, esta vez en letra grande y negrita los castigos. Sí, habéis oído bien, cada vez que recaigamos en una de nuestras flaquezas nos autocastigaremos, una hora más de estudio ese día, no pasar de tema hasta que no sé que fecha, o estudiar un sábado por la mañana si es que no lo estamos haciendo ya. El castigo tendrá que ser equilibrado con la infracción. La otra lista, ya os lo imaginareis, es para las buenas conductas a reforzar y sus premios. Los premios y los castigos pueden ser de cualquier tipo, no tienen porqué estar relacionados con el estudio o las oposiciones, pueden ser personales.
En el tablón, además, colgaremos una planificación con fechas para superar temas, simulacros de exámenes y fechas de repasos.
Vamos, que debemos concienciarnos del papel de líder y tomar las riendas para alcanzar la tan soñada meta.
Para empezar a estudiar debemos tomarnos las oposiciones como un empleo. No somos monjes de clausura, si te lo tomas así, estás perdido. En 6 u 8 meses te habrás saturado y no rendirás o querrás abandonar. Hay que tener claro que más horas de estudio no es equivalente a más rendimiento.
Comenzaremos a preparar las oposiciones con una media jornada, cuatro horas que son aguantables para todo el mundo y con algún descanso entre medio. ¿Por qué tan poco tiempo? Sencillo, hay que acostumbrarse al ritmo, ir andando poco a poco. Salir corriendo el primer día puede provocarnos una lesión que nos retrase en nuestro empeño.
A los tres meses, nos ampliamos el contrato a cinco horas y al cuarto mes a seis. Al sexto mes ya somos indefinidos y por tanto, a currar ocho horas como todo hijo de vecino. Eso sí, jornada de lunes a viernes, los fines de semana los reservamos para horas extras cuando se vaya acercando la oposición. Bueno, los que trabajan mientras preparan la oposición, pensarán y nosotros qué. Evidentemente, si trabajas haz lo que puedas, no podemos exigirte más, ni tú, tampoco.
Además, antes de ponernos totalmente en serio a comernos los apuntes, hay que distribuir el tiempo total que tenemos, o creemos tener, hasta los exámenes entre todo el temario, marcando claramente las horas de estudio de cada tema. Una vez marcado el calendario, como no, a colgarlo en el tablón.
También hay que planearse simulacros de examen mensuales. Haz test o exámenes a desarrollar según las pruebas a las que debas presentarte. En el caso de temas a desarrollar prepárate bolitas, tantas como temas tengas para esa prueba. Saca una y realiza el simulacro. Lo mismo en es el caso de tener exámenes orales. Para estos simulacros fija un día del mes y señálalo en tu planificación del tablón.
Lo más importante a la hora de organizarnos es ser realistas y, también, flexibles. Una buena idea para implantar medidas justas de flexibilidad, sin darnos a nosotros mismos una mano y cogernos el brazo entero, es utilizar un sistema de bonos. Un bono que nos otorgue un máximo de tres cambios al mes. Cada vez que realicemos un cambio cogeremos una parte del bono, así hasta acabarlo. Evidentemente, lo mejor sería no gastar el bono completo. Ah! Y una regla de oro: “Los bonos no se acumulan del mes anterior”. Si un mes no gastas todos los cambios, tiras el bono y para el mes siguiente te fabricas un bono de tres cambios nuevamente. Es una forma de ser equilibrados, los excesos suelen jugar malas pasadas en la vida, sobre todo, a los opositores.
Para un opositor, una parte fundamental del estudio siempre serán los repasos. Si no queremos olvidar todo lo estudiado, debemos marcarnos un repaso equilibrado con el estudio. El tiempo dedicado a esto debe aumentar progresivamente ya que cada día se tienen menos temas por estudiar pero más temas que repasar.
Después de tener la planificación colgada en un corcho lleno de papeles, con mucha vida y colores, empieza lo duro, lo realmente duro: ESTUDIAR.
Los pasos a seguir todos los conocemos, siempre aparecen en todas las recomendaciones para preparar oposiciones o en todos los manuales de técnicas de estudio.
Primero sería la lectura. Cuando por fin tenemos todo el temario, hay que sentarse a leer tranquilamente. En esta primera fase, la ilusión está al máximo de los niveles posibles. Todo es positivo. ¡Qué interesante!, ¡Este parece fácil de aprender!, pensamos.
Sin duda, el segundo paso sería el conocido subrayado. Es un paso sencillo, estamos en pleno apogeo de la ilusión. Subrayamos y nos parece tan sencillo recordar lo subrayado. La motivación está en época de esplendor.
El tercer paso es el resumen. Algunos comienzan a flaquear en esta parte del estudio. Supone el primer esfuerzo real y la motivación puede que haya comenzado ha descender la escalera. Recordar todo no nos resulta ya tan sencillo y ¡hay tantos temas!
La siguiente fase es la de hacer esquemas. Aquí puede que nos volvamos a encarrilar. El tren sigue su rumbo. Hacer esquemas nos refuerza ya que nos ayuda a recordar palabras e ideas clave con relativa facilidad.
El gran problema suele llegar en la fase de la memorización. ¡No, es imposible!¡Jamás voy a ser capaz de aprenderme todo esto! Dime, ¿no estarás en esta fase? Te parece que no avanzas y te desesperas. Tranquilízate, es cuestión de tiempo. Muchos antes lo estudiaron y ahora tienen su plaza. Es el periodo más duro de una oposición, el de mayor sacrificio, pero no lo olvides, la constancia es la clave del éxito. Para estos momentos, hay miles de manuales sobre técnicas nemotécnicas que pueden sernos de utilidad. También hay que ser consciente que algunas son más eficaces que otras, y que aunque nos las planteen como bíblias para memorizar, sólo son una forma de allanarnos el camino, pero sin pies con los que caminar no llegaríamos a ningún sitio. No desistas, todo aquello por lo que has decidido ser opositor te ayudará en el sacrificio, en aguantar la hincada de codos y el ritmo frenético de unas oposiciones.
Y, por último, para acercarnos al triunfo sólo quedaría la parte más agradecida del estudio, el repaso. Cada tema repasado es un paso adelante. Cada día nos queda menos para alcanzar nuestro objetivo. Aquí nuestra autoestima se reactiva.
Para todo opositor, el repaso final es duro. Son muchas horas, aquí puede que hasta fines de semana completos. Los exámenes están cerca, muy cerca. Todo llega a su fin, o eso esperamos.
Preparar oposiciones es una carrera de resistencia, no vale la velocidad, sólo la constancia, la organización. Respira hondo, suerte y al toro.

Vía: opositor.com

Exámenes GRATIS de oposiciones en: http://www.examenesytests.com/