sábado, octubre 29, 2005

Test que dan la nota


Las pruebas de selección más eficaces para localizar al personal más adecuado

Cuando se trata de cubrir una vacante de empleo, lo importante no es conseguir al mejor profesional sino al más adecuado para ese puesto. Para lograrlo, uno de los métodos más fiables y que más ayudan en esa búsqueda son los cuestionarios de selección de personal.
Con seguridad, ninguno de nuestros lectores podrá presumir de no haber tenido que enfrentarse a ellos. Temidos por unos –los candidatos/examinados– y venerados por otros –los seleccionadores/evaluadores–, los tests de selección de personal no han dejado nunca indiferente a nadie. ¿Cómo va a repercutir la opción que conteste? ¿Qué relación tienen mis preferencias al ver la televisión con el futuro desempeño del trabajo? La duda es siempre la misma. En definitiva, al leer una batería de preguntas o pruebas, todos nos acabamos preguntando: ¿Qué faceta quieren descubrir de mí?
Estas pruebas o cuestionarios, que se aplican en áreas de Recursos Humanos al seleccionar a un nuevo empleado, son de las más utilizadas. Aunque no son los únicos procedimientos que se emplean.
Eficacia probada“Los tests son herramientas de medición, instrumentos científicos que dan información objetiva de lo que evaluamos”, explica Jaime Pereña, director general de Tea Ediciones, empresa que desde 1957 edita este tipo de pruebas.
La fiabilidad de la información que te proporcionan y su extendida utilización son argumentos suficientes para que, cuando busques nuevos profesionales para tu empresa, no los olvides. Pero antes de decidirte a utilizarlos, debes ser conscientes de lo siguiente:1. Es una herramienta profesional que sólo personal cualificado puede aplicar e interpretar. Los tests los utilizan expertos en Recursos Humanos y psicólogos. La formación previa es fundamental para su correcto empleo y lectura de datos.
2. Son un método complementario. Estos tests deben acompañarse de otros medios, tales como la entrevista personal, el análisis del currículo o la dinámica de grupo. El test, por sí solo, no da suficiente información. “La motivación o la forma de afrontar problemas, por ejemplo, son cualidades que no conoces en un cara a cara”, explica Malena Romeralo, psicóloga y socia consultora de HC Group, que aboga por utilizar los tests junto a otros medios.
3. Conocer qué tests necesitaremos. Cada prueba evalúa facetas distintas de una persona: su aptitud y actitud. Éstas marcan la división de los tests en dos familias: los tests de aptitud (capacidad profesional) y los tests de personalidad (características personales). Si bien los primeros te darán información sobre factores como la capacidad de cálculo, destreza verbal o la forma de razonar, en los segundos podremos predecir el carácter de la persona, si es tímida o extrovertida, activa o pasiva, etc.
Elegir el más adecuado La gran ventaja que presenta este medio es que ofrece cantidad, variedad y calidad. En España existen 400 tests homologados, con lo cual podemos evaluar características muy diversas. “En selección nunca debes presuponer nada. Hay que basarse en hechos y saber qué queremos evaluar”, comenta Romeralo.
Para saber qué tests puedes y debes utilizar dentro de esta amplia oferta, basta con seguir estos pasos:Establece un presupuesto. Los precios de los tests dependen de su extensión y del número de veces que se van a aplicar. Debes saber que, al comprar un test, adquieres un número de usos, hojas de respuesta y su plantilla de corrección. Así, encontramos pruebas con un precio cercano a 30 euros (en el caso del test Cambios) y otras de más de 250 euros.
Determina el tiempo del que dispones. Se invierte tiempo al hacer los tests, al corregirlos y al evaluar las conclusiones. Al decidir la prueba, contempla la premura con la que debes cubrir la vacante.
Definir características y habilidades que reunirá el elegido. Las pruebas evalúan desde la inteligencia general hasta conocimientos propios de un profesional. Junto a tests genéricos, dentro de las pruebas de aptitud encontramos otros como el BAC (Batería para la Actividad Comercial), que evalúan rasgos importantes para el ejercicio de la actividad comercial, como son la comprensión verbal, la rapidez perceptiva o la capacidad de ser metódico y ordenado.
Una vez tenidos en cuenta estos puntos, tras decidir los tests que necesitarás, solo debes ponerte en contacto con alguna de las empresas que editan las pruebas. En España, algunas de las editoriales a las que te puedes dirigir para informarte son Tea Ediciones, con un catálogo de 300 tests, y SHL Psicólogos Empresariales, con más de 70 pruebas. Pero para que empieces a plantearte utilizarlos, te proponemos una muestra de algunos de los tests best seller en selección. ¿Te atreves a pasar la prueba?
María José Sánchez.emprendedores